Esta semana hemos sido parte del jurado el concurso de diseño que la Empresa Municipal de Aguas de Córdoba y la Asociación Española de Operadores Públicos de Abastecimiento y Saneamiento (AEOPAS) han organizado. Se trataba de generar una serigrafía que enfatice las bondades del agua del grifo y ayude al mismo tiempo a distinguirla. Por nuestra parte, tratamos de aportar una perspectiva ambiental, de derecho humano, y de la necesidad de una gestión pública y participativa.

El concurso se enmarca en un programa de fomento del consumo responsable del agua de grifo para señalar la calidad de la misma y las bondades que tiene para la salud y la conservación ambiental. Entre las principales actividades del programa se encuentra la distribución gratuita de botellas entre la ciudadanía para facilitar el consumo del agua de grifo en los hogares, pero también en los establecimientos de restauración y hostelería donde se repartirán igualmente jarras con las que poder servir a las pesonas que lo soliciten.

El fallo tuvo lugar en una reunión a puerta cerrada que mantuvimos el jurado del concurso el pasado martes día 7 a las 19h en la sede de EMACSA. Dicho jurado ha estado formado, además de ISF Andalucía, por una destacada y amplia representación de las entidades dedicadas al arte y al diseño en la ciudad, siendo éstas las escuelas de arte Dionisio Ortiz y Mateo Inurria, la Fundación Antonio Gala, el Colegio Oficial de Arquitectos de Córdoba, el Parque Joyero y el Grado de Historia del Arte de la Universidad de Córdoba.

En la reunión, tuvimos que dirimir el ganador entre los 11 diseños que habían alcanzado la fase final del concurso. El procedimiento se abrió con la emisión de votaciones argumentadas, y continuó con un debate sin orden de intervención y con posibilidades de modificación de sus decisiones en vista de los análisis que expuestos. Finalmente, tras una ronda que se prolongó más de una hora, se concluyó que el mejor diseño correspondía al concursante número 94, momento en el que se nos comunicó que el autor, hasta entonces oculto, es el cordobés Jorge Chastang Roldán.

Una vez finalizó la reunión, la Sra. Alcaldesa, Dña. Isabel Ambrosio Palos, y la Gerente de EMACSA, Dña. Claudia Zatra Mengual, nos agradecieron personalmente nuestra colaboración con este proyecto que atañe al interés del conjunto de la ciudadanía de Córdoba.

De izq. a drcha.: Claudia Zatra Mengual, Gerente de EMACSA; Luis Manuel García, Vicedirector de la Escuela de Arte Dionisio Ortiz; José María Gala, Dir. de la Fundación Antonio Gala; Rosa Illanez, profesora de la Escuela de Arte Mateo Inurria; Juan Eusebio Benito, Secretario del Colegio Oficial de Arquitectos de Córdoba; Isabel Ambrosio Palos, Alcaldesa de Córdoba; José Álvarez, profesor del grado de Historia del Arte de la Universidad de Córdoba; Oscar Martín, de Ingeniería Sin Fronteras; y Arístides Bermejo, Gerente del Parque Joyero. Foto: EMACSA

La presentación oficial de las jarras y botellas se realizará en la primera quincena de marzo en un lugar emblemático y relacionado con el agua que queda aún por concretar. En dicho acto el Ayuntamiento y EMACSA harán entrega de los 2.000€ con los que estaba dotado el premio, así como de un obsequio aportado por el Parque Joyero de Córdoba. Por otra parte, en dicho evento se expondrán por primera vez los diseños que alcanzaron la fase final del concurso.

En una segunda fase, EMACSA prevé realizar un estudio de su red de fuentes públicas de agua potable con el objeto de acercar el agua a la ciudadanía en calles, parques y jardines. Se pretende así revisar la localización y distribución de las fuentes actuales, analizando simultáneamente los desplazamientos habituales de la población, determinando sus necesidades actuales para definir la posible existencia de carencia en dicho servicio, proponer nuevas localizaciones o, en su defecto, señalar la posibilidad de eliminar determinados bebederos que han quedado fuera de la circulación de peatones, ciclistas y usuarios del transporte público.

El agua del grifo tiene un menor impacto ambiental que agua embotellada, además de ser entre 200 y 2000 veces más barata. Además, obedece a una gestión municipal sobre la que podemos incidir para que sea cada vez más participativa y solidaria. En esta línea, pronto estará vigente el mínimo vital garantizado en la ciudad de Córdoba, con lo que consumiendo el agua de EMACSA contribuyes a sufragar el pago del agua de familias en situación de excusión social. Y con ello, a materializar el derecho humano de acceso a un agua potable y a instalaciones de saneamiento adecuadas, reconocido por las Naciones Unidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *